Genealogía nuestra: conversando con Iraida Vargas Arenas

La presente nota es un extracto del Programa Radial N°8, de Mujer: Género con Clase, realizada por Rebeca Madriz y Willey Peñuela a Iraida Vargas Arenas el 03/06/2010.

En esta segunda edición de “Genealogía Nuestra” que busca visibilizar la historia de las mujeres y referentes femeninos propios, latinoamericanos y caribeños, y venezolanos en particular, compartimos y motivamos a estudiar a:

Iraida Vargas Arenas, es una de las más destacadas intelectuales feministas del país, Antropóloga y Doctora en Historia de América, Magíster en Historia Contemporánea de Venezuela, ha recibido diversos reconocimientos y además fue Premio Nacional de Cultura en la mención humanidades en el año 2008. Es una consecuente militante comprometida con la justicia social, y al leerla queremos rendirle honores a sus aportes a la causa emancipatoria de las mujeres y de los pueblos nuestroamericanos.

Ante la pregunta ¿cómo se puede definir el Patriarcado? la Profesora Iraida, señala que:

“El Patriarcado en realidad es casi la misma cosa en todas partes del mundo. Surge en distintos lugares casi simultáneamente, pero en América, y en Venezuela en particular, surge relativamente reciente, no obstante tenemos experiencias preconquista con sociedades originarias que practican alguna forma del patriarcado, pero en realidad es una introducción de occidente, de la llamada sociedad occidental en nuestro país, en nuestra América; y el patriarcado es básicamente un sistema político, económico, social, no se le puede reducir a lo que comúnmente la gente conoce como machismo, que es el desprecio hacia las mujeres o la subvaloración de lo que ellas hacen, es un sistema que tiene su ideología, tiene sus mecanismos, tiene sus prácticas, sus instituciones, y que existe todavía.

Las mujeres producto de muchas luchas, y muchas batallas, hemos logrado practicar distintas profesiones, hemos logrado acceder a la educación, hemos logrado acceder a cosas que nos estuvieron vedadas durante siglos a las mujeres, a nuestras predecesoras. Algunas personas piensan que por ello ya no hay Patriarcado, pero todavía sigue existiendo, todavía las mujeres ganamos menos que los hombres haciendo lo mismo, todavía mueren millones de mujeres por partos mal atendidos, porque se considera que eso no es importante o es menos importante que otras cosas, etcétera.

De manera que el patriarcado es un sistema de dominación hacia la mujer; en su ideología se considera que los hombres son superiores, las mujeres inferiores y requieren de atención. Así que cuando nos dicen por allí el bello sexo y nos reducen a una cuestión puramente estética, es una forma de práctica para el patriarcado o cuando consideran que somos demasiado emocionales y por lo tanto somos muy sensibles, es otra práctica patriarcal, hay una serie de estereotipos que caracterizan a la ideología patriarcal y qué son practicadas en la actualidad en nuestro país y en todo el mundo todavía, a pesar de las luchas y de los logros que han tenido las mujeres en distintos ámbitos de la vida social”.

WP: ¿Cuáles son las principales deudas y desafíos para la erradicación del Patriarcado?

Iraida Vargas Arenas: “Bueno, yo he dicho en distintas oportunidades, públicamente lo he escrito, que es imposible construir una sociedad socialista, que siga siendo patriarcal. Porque esa experiencia, eso de construir una sociedad socialista y donde persistan todas las prácticas e instituciones patriarcales ya se ha dado en la historia de la humanidad y efectivamente no se ha logrado liberar a las mujeres de las causas de su opresión, de ahí esa idea de que no pueda existir socialismo, entonces que no sea feminista. La sociedad socialista deber ser una sociedad sin oprimidos y sin oprimidas, las causas de la opresión son múltiples, heterogéneas, es decir, que no solamente son económicas. Además de la explotación de clase, hay muchas otras causas de opresión como esas que hemos mencionado en relación al patriarcado, como pensar que si estamos en una lucha conjunta hombres y mujeres, al terminar, o al obtener una victoria entonces los hombres se apropian de los logros de esa lucha, y de las mujeres.

Históricamente hemos sido excluidas del panorama del disfrute, de lo que las luchas han producido, de forma tal que un socialismo, tiene deudas con los oprimidos y oprimidas por razones económicas, pero también con los oprimidos y oprimidas por razones de género como serian las prácticas patriarcales; o luego oprimidos y oprimidas por razones étnicas; como sería ir contra la gente que tiene fenotípicamente unos rasgos distintos a los que dominan o las que dominan, de indígenas o de negros, de origen negro africano o de origen étnico, de cualquier tipo porque no solamente los indígenas son grupos étnicos o pueblos étnicos, sino también los de cualquier procedencia étnica, ya sean de origen con rasgos asiáticos, con rasgos negroides, con rasgos indígenas, y además que practiquen modos de vidas diferentes a los que practican los dominadores y consideran el modo correcto de vivir, y en realidad no hay modos correctos de vivir, todo el mundo tiene derecho de vivir y a creer y a practicar religiones, y formas de vida, ver el mundo de una manera diferente. De forma tal que la característica fundamental de un socialismo es que tiene que ser plenamente democrático y debe estar velando siempre por la práctica de una justicia social, donde nadie sea discriminado, ni oprimido, ni subvalorado, y entre eso es fundamental que las mujeres no seamos oprimidas por ser mujeres, como ha sucedido en el llamado socialismo real del Siglo XX, donde las mujeres luchaban hombro a hombro, las mujeres del llamado bloque soviético, luchaban hombro a hombro por construir la Patria socialista, la sociedad socialista, pero tenían diferencias en el acceso a los bienes culturales, a la vida social en su conjunto, por el hecho de ser mujeres.

La gran deuda es luchar por la justicia social y por la creación de una sociedad verdaderamente democrática, otra de las grandes deudas el socialismo si queremos hacer una sociedad socialista, es que respetemos la naturaleza y a allí, las mujeres, en los movimientos de mujeres del mundo han sido extremadamente prolíficos, en la producción de visiones alternativas en la naturaleza distinta a la terrible práctica capitalista, que ha implicado casi destrucción total del planeta… nos tiene una espada de Damocles pendiente de nuestras cabezas”.

Ser democrático, plural, diverso, respetuoso de la justicia social, humano y al mismo tiempo respetar la naturaleza, ese es el socialismo que necesitamos.

RM: ¿Cuál cree usted que fue el papel que jugaron las mujeres en la lucha por la independencia?

Iraida Vargas Arenas: “Si definimos Independencia como ha hecho el Comandante Chávez, como un proceso que se inició en el Siglo XVI cuando eso que llamamos Venezuela y América en conjunto fue invadido, fue violado, sus tierras fueron violadas, sus mujeres, sus recursos naturales comenzaron a ser expoliados, entonces sí definimos Independencia como el proceso de enfrentamiento hacia los invasores y las invasoras, hacia la imposición, hacia los genocidios, hacia todas las formas de dominación, que han caracterizado la vida social de los pueblos nuestroamericanos, entonces en la independencia, las mujeres tuvieron participación según su clase social, según su composición étnica, en distintos campos.

Yo diría que el inicio del proceso de Independencia y la participación femenina, tenemos que buscarlo en las lucha de los pueblos indígenas, y dentro de los pueblos indígenas, la participación de las mujeres indígenas, que es una de las más desconocidas, porque la historiografía tradicional como tu señalabas al comienzo, se ocupó de simplemente borrarnos, invisibilizarnos como se dice comúnmente, hacer parecer como que las luchas por la libertad de esos pueblos indígenas, era una lucha de solamente  de hombres y de los llamados caciques. Y prácticamente, yo diría que el 99% de la sociedad venezolana desconoce la participación de la mujer indígena, cacicas o no, y qué hicieron durante toda esa lucha muy compleja que culminó -como todos sabemos- prácticamente en el genocidio de nuestras sociedades originarias, dejando un pequeño remanente que son los descendientes de esos pueblos verdaderamente originarios.

Pero las mujeres participaron de múltiples maneras, generalmente se destaca cuando se habla de esas luchas por la independencia o el inicio del proceso de la independencia, de las batallas, de las guerras, del enfrentamiento violento, entre invasores e indígenas, pero hubo muchas maneras de enfrentarse a esta invasión, incluyendo las que no eran tan violentas, pero eran fundamentales para que las violentas pudieran ocurrir o que han persistido hasta hoy día. Yo he trabajado un poco el tema y podría nombrarle por lo menos 8 o 10 nombres de mujeres indígenas, que actuaron ya bien como guerreras, ya bien como estructurando obras de la estrategia de la guerra, mucho más que hombres. Las fuentes documentales históricas nos informan del papel fundamental de las indígenas como estrategas, de las indígenas como guerreras, trabajaron directamente para que toda la logística que se necesitaba en cada una de esas batallas existiera.

Y esa logística de la provisión de alimentos, su preparación para poder sostener no solamente los frentes de batalla contemporáneos, sino todo lo que en los campamentos militares, de eso se encargaban las mujeres, que eran no solamente combatientes directas de las batallas, sino que se encargaban de que eso existiera, de que existiera la comida, de que se le prepara, de que recogieran las armas, eran enfermeras, eran curanderas, se encargaban de curar los heridos, de preparar los platos que se usaban, de salvar vidas, yo creo que la idea que se tiene de la guerra de independencia y específicamente de la participación de la mujeres en ella está un poco distorsionada por la historiografía tradicional, que solamente nos ha hecho ver en el campo patriota al Libertador y a los Libertadores, que sin desmerecer por supuesto para nada su rol, que ellos fueron los conductores en la batalla, no le hace justicia a los cientos de miles de mujeres que participaron en esta batalla también, pero tampoco le hace justicia a los negros y negras, ni le hace justicia a todo eso que la historiografía tradicional ha tratado de borrar como imagen de combatientes”.

WP: ¿Cuál cree usted es el papel que la organización de la mujer está llamado a jugar en la independencia definitiva de nuestro pueblo?

Iraida Vargas Arenas: “Cuando uno habla de la Revolución Bolivariana, y vas a las marchas o vas a cualquier acto político, o se mete en el mundo de las misiones sociales o en todo lo que se está haciendo en el campo social por parte de la revolución, para la gente ya es un lugar es común que se diga que eso está en manos de las mujeres, porque la mayoría, hay misiones sociales donde el porcentaje de mujeres desde la estructura, hasta participantes directos la relación es de 8 a 2, 80% de mujeres en cualquier lugar, uno ve una enorme presencia femenina y todo eso ha sido posible gracias a la Revolución Bolivariana. Sin lugar a dudas, e incluso los cambios que ha habido en la parte jurídica, es fundamental que en ese marco, al menos en esta etapa de transición hacia el socialismo, hacia la construcción del socialismo, sea necesario tener un respaldo legal para proteger a las mujeres.

Las mujeres tenemos algo así como un gen que nos impulsa a participar y a abarcar tanto campo, tanta variedad de campo, la sociedad mundial, la humanidad prácticamente desde que surge la humanidad en el planeta nos asignó una división, en la división social del trabajo, en la división del trabajo nos asignó una serie de tareas que teníamos que realizar en simultaneidad y eficientemente desde criar a los hijos, garantizar el suministro de alimentos, preparados, transformarlo, velar por la salud, no solamente desde los hijos e hijas sino de toda la familia, de ocuparnos de tantas múltiples tareas en simultaneidad, es lo que hace posible que hoy día las mujeres se doblen a veces en 3 y 4 jornadas de trabajo, trabajando para su comunidad dentro de todos estos ámbitos, trabajando en su hogar en todos estos ámbitos, y trabajando en general en la sociedad en todos estos ámbitos, y esto es lo que hace tan frecuente la enorme presencia femenina en todas las acciones sociales que se realizan.

Ahora una cosa es la participación femenina y otra cosa es la participación feminista, porque en la participación feminista se supone que las mujeres se organizan, junto con hombres feministas, porque para ser feminista no se necesita ser del género femenino nada más, sino estar consciente de las formas de dominación y las formas de control, aunque la dominación tenga distintos grados, por ejemplo las formas de control que se ejercen sobre las mujeres por ser mujeres, y esa conciencia la puede tener tanto un hombre como una mujer.

Entonces las organizaciones son necesarias, porque son aquellos espacios de acción que aglutinan hombres y mujeres que están conscientes de esa forma de dominación y que luchan contra ella, entonces, la presencia femenina actual en tantas acciones, y en tantos ámbitos y en tantos espacios, en tantas misiones, es fundamental, porque en esos espacios se toma conciencia de que uno es distinto, diferente pero no necesariamente desigual con respecto al hombre y puede organizarse para luchar por la igualdad, en ese y en cualquier espacio de la sociedad, de manera de que lo fundamental para la construcción de un socialismo que no sea sexista, que no sea patriarcal, es que las mujeres y los hombres estén conscientes de la dominación femenina, se aglutinen en organizaciones de lucha, de manera de que podamos construir una sociedad -como decía antes- verdaderamente humana, democrática, que luche por la igualdad de todos y todas, y que respete la naturaleza.

Yo creo que la Revolución Bolivariana ha creado todos los espacios para que esto sea posible, y como tú señalabas al comienzo, cada día hay más organizaciones, no solamente de mujeres sino organizaciones feministas, que luchan tanto por la igualdad de todos y todas, como por los aspectos específicos de los problemas que enfrentan las mujeres, o que enfrentamos las mujeres. Por ejemplo, con respecto a la violencia de género igual puede ser maltratada por ser mujer, una mujer que sea compañera o esposa de un obrero, cómo lo puede ser una burguesa que viva en la mayor cantidad de lujo”.

RM: ¿Usted cree que es posible la liberación de la mujer en el marco de la sociedad capitalista?

IV:No para nada. En una sociedad, con un sistema social que se basa en la dominación de cualquier hombre o mujer, que convierte todo en mercancía,  es difícil que sea justo con uno de los segmentos de la sociedad, por el hecho de ser mujer, al contrario, la mujer dentro del capitalismo en general son las que más sufren de la opresión, sufren mucho más que antes, con el patriarcado original o de alguna manera antiguo, y sufren terriblemente como decía antes, porque son las encargadas de garantizar parte de la vida social, a nivel doméstico en primer lugar y luego a nivel comunitario y todo lo demás. No es que seamos excepcionales, es que la vida social nos ha llevado a comportarnos como seres excepcionales.

Entonces en el capitalismo la mujer ha tenido que convertirse en asalariada como el hombre, ocuparse del trabajo asalariado pero en peores condiciones, porque la mujer tiene desventajas porque se tiene que ocupar en simultaneidad  de mil cosas, de llevar los niños al colegio, de educarlos en la casa, de preparar las comidas, de garantizar la limpieza del lugar donde se vive, la vivienda, de ocuparse de la ropa, etcétera.

Y además tiene que estudiar para poder tener opciones en el trabajo asalariado, etcétera, entonces esa mujer que tiene ese hándicap en el mercado laboral, esa mujer que tiene ese hándicap de desventajas con respecto al hombre, cuando se inserta en el mercado laboral en consecuencia sus salarios son menores, tiene que enfrentarse a veces que algún hijo se enferme, o alguna hija se enferme, entonces todo ese conjunto de factores inciden para que en el capitalismo se agudicen los problemas del patriarcado, de manera que el patriarcado y capitalismo como digo yo en algún lugar, se convierte un matrimonio espléndido, yo exploto a todas y todos para poder sacar la mayor plusvalía y convertir todo en mercancía dice el capitalismo, y la pareja patriarcado plantea explotar más a éstas porque son mujeres.

En el capitalismo no puede haber liberación femenina, como no puede haber liberación del hombre tampoco, en el capitalismo los verdaderamente liberados son los burgueses, son los dueños de los medios de producción y hacen de todos los demás productos para ellos y para su beneficio, y para su lucro personal. De la misma manera en el capitalismo, el patriarcado que se le combina, dice bueno no solamente vamos a sacarle plusvalía y así no vamos a sacarle más plusvalía a este segmento de la sociedad que son las mujeres, que son muy trabajadoras, muy eficiente, pero que tiene este hándicap y puedo usarlo para fastidiarlas, y fregarlas más, y explotarlas más.

En el capitalismo no hay posibilidad de liberación de la mujer, tú puedes obtener mejoras, porque el capitalismo es un sistema combinado con el Patriarcado, es un sistema muy astuto, el  capitalismo tolera algunas cosas para que las mujeres se le aquieten, no se le alboroten, le dicen mira, yo te voy a contratar te voy a dar un buen trabajo, pero si tu eres ingeniera con tal postgrado, entonces yo te voy a subir el salario igual que el hombre, pero resulta que ese hombre no es madre, no es esposa, no es ama de casa, no tiene las otras actividades, entonces la mujer se sobrepone a toda esa carga laboral que tiene desde la casa hacia fuera, se sobrepone y hace cursos, y cursos y más cursos, y que se yo, y  logra llegar a escalar ciertas condiciones, entonces en el capitalismo, ese postgrado le costó a la mujer el triple de lo que le costó al caballero para hacerlo -y no quiere decir eso que yo esté en contra de los hombres- pero el capitalismo está tan astuto que le dice, pero fíjate te estoy tratando igual que al hombre. Pero eso no es cierto porque el hombre no está haciendo todo el trabajo previo que hace la mujer.

La sociedad capitalista puede decirte bueno, yo te pongo una guardería para que tú lleves a los niños, pero sucede que antes de llegar a guardería los hijos, tienen que comer, ir vestidos y bañados, luego al llegar de la guardería tienen que hacer las tareas con ellos, o el colegio, entonces todo ese trabajo que rodea la vida femenina y que lo ha rodeado por siglos no es captado por la sociedad, no es asumido por la sociedad, el capitalismo le da ciertas ventajas, le hace ver a las mujeres que las está tratando igual que los hombres, pero en la realidad no es así.

Para conocer más sobre el trabajo de IRAIDA VARGAS ARENAS, te invitamos a revisar los siguientes trabajos:

MUJERES EN TIEMPOS DE CAMBIO (2010)

FEMINISMO Y SOCIALISMO (ESCRITO EN CONJUNTO CON ALBA CAROSIO) (2017)

TEORÍA FEMINISTA Y TEORÍA ANTROPOLÓGICA (2008)

EXCLUSIÓN SOCIAL Y PROTAGONISMO FEMENINO EN LA HISTORIA VENEZOLANA (2005)