ONU Mujeres y UNFPA emiten recomendaciones sobre Igualdad de Género y Covid-19

La Oficina Regional de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe ha emitido un conjunto de recomendaciones en el informe “COVID-19 en América Latina y el Caribe: cómo incorporar a las mujeres y la igualdad de género en la gestión de la respuesta a la crisis”.

El  brief informativo contiene un conjunto de recomendaciones a los Gobiernos que alertan sobre los impactos diferenciados de la pandemia sobre las mujeres y las niñas, y la necesidad –en consecuencia- de garantizar un manejo capaz de considerar los aspectos derivados de la condición sexo-genérica incorporando el enfoque género y derechos al manejo de las mismas.

Entre los aspectos detallados en las recomendaciones para ser tomados en cuenta a la hora de adoptar medidas por parte de los Gobiernos, se plantean:

  • Riesgos del aumento de la violencia contra las mujeres y las niñas.
  • Costos físicos y emocionales de la cuarentena.
  • Acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva.
  • El trabajo de los cuidados (como cuidadoras en las familias, y también como servidoras de los sistemas de salud y sanitarios).
  • Autonomía económica, violencia física o sexual.
  • Incorporar a las mujeres en la toma de decisiones, en todas las fases de la emergencia.
  • Desagregación de datos por sexo.
  • Migración irregular.
  • Situación de las trabajadoras domésticas e informales y protección especial.
  • Brotes de discriminación y xenofobia.
  • Garantizar la participación de las organizaciones de mujeres en el proceso.
  • Entre otros.

Este documento se encuentra disponible en la página de ONU Mujeres.

Por su parte, el Fondo de Población de Naciones Unidas emitió el Informe Técnico para Proteger la Salud, los Derechos Sexuales y Reproductivos y Promover la Igualdad de Género.

En dicho informe señalan que “las pandemias exacerban las desigualdades de género para las mujeres y las niñas, y pueden tener un impacto en la forma en que reciben tratamiento y atención“.

La respuesta de emergencia al brote de la COVID-19 también significa que los recursos para los servicios de salud sexual y reproductiva pueden desviarse con el propósito dehacer frente al brote. Esta situación se traducirá en un aumento en la mortalidad materna y neonatal, un incremento en las necesidades insatisfechas de planificación familiar y un aumento en el número de abortos en condiciones de riesgo e infecciones de transmisión sexual“, señala el informe; destacando entre las principales recomendaciones la necesidad de ofrecer atención y mensajes de apoyo adecuados con el fin de mejorar la seguridad, la dignidad y los derechos de las personas.

En el caso de Venezuela, el Gobierno Venezolano junto al Fondo de Población de Naciones Unidas han emprendido esfuerzos conjuntos para garantizar la atención de mujeres y niñas víctimas de violencia basada en género que estén transitando la cuarentena social y voluntaria inmersas en ciclos de violencia, habilitando el  VEN911, número telefónico de emergencia, para la atención de estos casos, y han iniciado un esfuerzo comunicacional con mensajes a las mujeres para garantizar su acceso a la información y a los mecanismos de apoyo.

Igualmente, organizaciones feministas mantienen sus instancias de acompañamiento. Un ejemplo, es que con las medidas impulsadas a partir de la pandemia en el país, el Voluntariado de Acompañamiento Amoroso a Mujeres en Situación de Violencia “Mayell Hernández”, iniciativa impulsada por Tinta Violeta, inició tempranamente redes de apoyo y solidaridad, bajo la consigna #NosTenemos. Sus contactos están disponibles aquí.

Todos los esfuerzos que puedan realizarse en este contexto para garantizar la salud y los derechos humanos de las mujeres, niñas y niños, son claves para evitar que la pandemia sea además de una crisis sanitaria, un escenario para el retroceso de los derechos alcanzados.

 

F/Género con Clase